RECICLETEROS: PAULINA ROMERO

1313521435267-P1020145.jpg

Las tres bicicletas que vemos en la fotografía son la donación que nos hizo la Sra. Paulina Romero y los vecinos de un condominio que ella administra en la comuna de Ñuñoa. Juntos decidieron donarnos las bicicletas de niño que antiguos residentes de la comunidad fueron dejando abandonadas en los estacionamientos a medida que se cambiaban a vivir en otro lugar. Al donarlas para ser recicleteadas ellos ayudan a que otros niños puedan disfrutar de estas bicis por mucho tiempo más antes que éstas se conviertan en chatarra, y de paso solucionan su problema de tener cosas en desuso en el condominio.

Esta situación es muy común, los miembros de Recicleta que vivimos en edificios lo hemos comprobado directamente, y cada vez que nos contacta un nuevo Recicletero que vive en condominio o edificio nos comenta lo mismo: “acá hay un montón de bicicletas abandonadas”. Esto muchas veces llega al extremo que los residentes deben ocupar mucho espacio para almacenarlas y no saben qué hacer con bicis que a veces ni siquiera tienen dueño.

Y en tu edificio, ¿cuántas bicicletas abandonadas hay? ¿cuántas podrían estar siendo disfrutadas por un nuevo dueño en vez de perderse inútilmente?

Muchas gracias a Paulina Romero por su iniciativa.

Equipo Recicleta.

Seccion: